¿Se puede vivir un día del Camino del Rocío? La respuesta es ¡SÍ!

Saliendo por la mañana en autobús desde Sevilla, llegando al punto de encuentro poco después de la parada de Torrequemada donde duerme la Hermandad. Carriolas, avituallamiento, grupo flamenco y un equipo de organización profesional hacen posible un día de camino extraordinario, la imagen de los enganches, caballistas, bueyes, flamencas y peregrinos nos hacen llegar hasta la Hacienda de Lopaz es hora de hacer un parada para comer, cantar y bailar disfrutando del autentico flamenco en un entorno incomparable.

Llega la tarde y cae el sol, se continúan haciendo paradas en los pinares de Aznalcázar y es normal cruzarse con la carreta del Simpecado de alguna Hermandad, bailes y cantes con sentimiento acompañan a la Virgen en todo momento, continua la diversión y la alegría es momento de escuchar los cantes flamencos de espontáneos en el camino.

Se llega a los Pinares de Tornero parada de pernocta es una experiencia única la misa alrededor de la carreta de la Virgen, con la iluminación de la velas y cantes llenos de devoción. Es hora de descansar mañana la Virgen cruzará el Vado del Quema y hay que descansar. Se toma el autobús de vuelta a Sevilla. Y mañana?… Más AVENTUROLE!!!